9/29/2012

NO me gustas cuando callas...

porque estoy como ausente...

 Porque sé mi amor,que aunque no pudieses decirme nunca nada nuevo, siempre me contaste cosas. ( Iba contigo de serie el ser mi sueño hecho hombre)

Aunque supieras que estaba pensando en twitter, o  en mi madre que acababa de llegar a dar por saco, tú hablabas.
Después siguieron la lista de la compra, o el sexo de los ángeles... Pero hablabas y hablabas.
Y me entusiasmé contigo. Mucho, muchísimo.
.Porque estaba harta de tristes, porque eras tú en estado puro, porque estabas VIVO.
Por eso te quise tanto.

No me gustas cuando callas porque estoy como ausente, porque sé que sabes, que los dos sabemos, que esto se acaba.

MUY a mi pesar.

Twitter Off.

4/07/2012

Yo también sé jugar.

No me subestimes estimado amante. No soy ni mejor ni peor que tú. Ni siquiera diferente.

La pólvora se inventó hace siglos, y tú y yo somos pólvora juntos, así que no hemos inventado nada.
Somos como todos los amantes que recorren el camino de vuelta.

Somos los que sólo esperamos un café bien hecho por la mañana (antes o después de deshacernos de esas toxinas que nos prestó el vino nocturno y ahora nos sobran).


No quiero que me despiertes si intuyes que soy mediocre para ti. Sal por la puerta, respira hondo, siéntete libre.
Si acaso déjame una educada pero expeditiva nota que no te deje mal posicionado.

No quiero que me pidas que me quede si sabes que eres un lastre para mi. Sólo déjame salir  de tu casa con dignidad y  colocándome las medias. Y dame un adios en condiciones.

 Pero no juegues conmigo si tienes miedo de lo que se avecina.

Yo también sé jugar. Y muy bien. Soy especialista.
Es lo más viejo del mundo, la rueda de los amantes. El sempiterno tira y afloja del deseo mútuo.

 Pero no me apetece y no estoy por la labor.

El tiempo es un tesoro,  y la espontaneidad en sí misma es tan preciada que casi me lleva al orgasmo.

Si tienes sed, bebe. Si no... deja el grifo abierto.

Y que el agua corra...

3/13/2012

MAGIA?

Los 4, 5, 6, 7 u 8...
Los que tú quieras que tenga, cuando se te antoje, y a tu Santa Voluntad, no son magia.
Eres tú en estado puro porque eres así.
Porque lo fuiste siempre para mí.

Esto es un blog de ficción, y lo que se escribe en él son licencias literarias.

Jamás creería nadie que haces lo que quieres con mi cuerpo como si fueras al Mercadona a por la compra del día. Ni yo lo creí hasta hace nada.

Por eso no escribo.
Me rindo simplemente.


12/28/2011

Otro cuento (más) de Navidad.

Dicen que el destino marca nuestras vidas. Algo debe esconder esa afirmación.

No se hubieran mirado dos veces si no hubiesen coincidido en AQUEL preciso momento: Fumándose su tristeza en una barra. Apurando ese preciso rato de vida al ritmo del gintonic que tenían entre manos.

El la miró primero por aquello de la naturaleza masculina cazadora.

No era ni mucho menos despampanante, una mujer normal, aunque tenía unas bonitas piernas cruzadas y hechas un ovillo apoyadas en el saliente de un taburete de diseño impracticable.

Pero esa mujer calzaba una media sonrisa hipnótica que se gasta la gente que te dice algo sin querer hacerlo.
Una de esas muecas perezosas y no ensayadas que recorría  el garito con una mirada que hablaba de comprender, de aceptar; de disfrutar estudiando la vida de los demás mientras observas sus tonterías con un atisbo de felicidad en el rostro, más que nada porque cualquier persona cabal sabe que nunca es demasiado tarde para que uno mismo vuelva a hacer el ridículo.

Ese hombre no dejaba de ser uno más. De mediana edad, medianamente interesante. Viviendo a medias.

Y no hizo falta el estudias, trabajas, vegetas, o dame fuego, o cómo te llamas, o vienes  mucho por aquí.
Para él estaba claro que esa rubia vivía en otra ciudad. Ella tenía claro que él no era habitual de un lugar como ese. No ese hombre. 

El destino los reunió en ese preciso instante y ellos supieron leer entre líneas.
Los tres primeros minutos se dedicaron a trenzar palabras una detrás de otra y sin mucho sentido,por aquello de seguir cierta pauta civilizada.

Pero fue mirarse a los ojos de verdad y olvidarse de lo que piden las reglas de Urbanidad.
Comenzaron por inventarse historias sobre la gente que los rodeaba, y acunando con mimo sus respectivas copas, se contaron mil y un sentimientos escondidos y algún que otro sueño olvidado.

El se la jugó y la llevó a su casa aunque hacía meses que nadie entraba allí; desde que´ la otra´ lo dejó herido y con ganas de hacer de su vida un punching ball.

Ella se la jugó y entró en casa ajena cuando antes juró que las próximas veces sólo pisaría alfombras de hotel de cinco estrellas.

Y mientras él  trajinaba ese momento “llave en mano” ruborizante y pesado, los dos pensaban que era hora de ir olvidando el asunto y que los malos tragos, cuanto antes pasen…mucho mejor.

¡El destino perro!
No hubo jamás una noche más sucia que la suya, cutre, simple, humana…mágica.
Llena sólo de ganas de follar, de perderse en cuerpos sin reglas y terminar cuanto antes para volver al redil.

Persianas entornadas, siluetas recortadas en la niebla de una noche fría, brusquedades grabadas a cincel en el alma de ambos porque era lo que esperaban . Sólo seguían el guión de sus vidas sin reparar en el puñetero destino.

Y ese tocarse mucho, ese pellizcarse, ese rodar entre las sábanas, esos azotes que acababan casi en caricias amorosas, ese hombre que casi rogó por su cuerpo con la polla a punto de reventar mientras ella se abría deseosa y muerta de ganas de terminar con todo y largarse.


Ese anhelo que ambos llevaban oculto explotó esa noche en la que el destino hizo de las suyas, y decidió que fueran felices follando como fieras.

Llegada la luz naranja del amanecer,  ella se levantó de la cama, lo miró dormido con deseo febril ansiando que la ensartara otra vez …aunque ya estaba marcada con un ´algo´que no atinaba a descifrar.

Por un impulso desconocido le escribió una nota muy cuidada en su caligrafía  antes de marcharse:

- Gracias por la noche más maravillosa de mi vida. La recordaré siempre.

Cuando despertó, haciéndose el remolón y pensando en cómo echarla de su cama, se dio de bruces con la realidad del destino.Este era generoso y le había ahorrado la tarea.

Pasaron meses:

Ella de vez en cuando apoyaba un codo en su barra habitual mientras recordaba al mejor de sus amantes. Ahora sí creía en el destino, pero no que estuviera a su favor. Porque el efímero deseo, e incluso el hastío, dieron paso a algo desconocido.

Sabía que el sitio adecuado era junto a él  porque se cansó de traducir a su idioma la tristeza  inmensa que sentía cuando pensaba en sus manos pellizcando sus pezones, o sus piernas aplastándola durante el sueño.
O por recordar a machamartillo su silueta masculina a contraluz corriendo las cortinas en plena noche.


El guardó con mimo ese papel de primorosa escritura en su billetera, y de vez en cuando se recreaba en esa caligrafía femenina mientras maldecía el día en que no le preguntó siquiera en qué ciudad vivía.

 Porque más de una noche al apagar el ordenador para ir a dormir le consumían las ganas de tenerla bajo él a su libre albedrío.  De sentirla retozando en su cocina, en su casa y en su cama.
Sobre todo en su cama y rendida, y en su mente inventaba mil y una maneras de hacerla sufrir, mil y una maneras de voltear el mundo y encontrarla y vivirla de una forma en que los momentos mágicos jamás se convirtieran en cotidianos.
                                                    -------

Tenía dos reuniones, tres informes que cumplimentar, una barbacoa con los colegas a la que no llegaría a tiempo y un jefazo nuevo con fama de exigente, borde, y de venir a “arreglar el mundo” que  reclamaba su atención casi al filo de la hora de salida.

¿Permiso?
¡Adelante!
Buenos días. Me han dicho que me llamaba.

Ella se quedó sin aliento.
El, inconscientemente echó mano a su cartera...

11/27/2011

Cuerpos...

Nunca  fui  fetichista al uso.

Por eso jamás pensé que tan sólo con ver tus manos fantasearía mil y una cosas contigo.
 Que desearía perderme sin miramientos ni explicaciones en unas sábanas arrugadas y sudorosas.


Tus manos  siempre han vivido carentes de cuidado . Peludas, desterradas de los cánones de belleza. 
 Dedos rudos, muñecas gruesas de ademanes bastos y sin la gracia que se le exige "a un posible". 
Manos despreciadas por muchas mujeres que exigían "dedos finos de oficinista".

…Hasta que encontraste mi cuerpo. 
Y tus manos se convirtieron en un tesoro que guardar bajo siete llaves.

 Mis pechos breves, sin gracia ni misterio, florecen al ritmo animal de tus pellizcos en mis pezones.  

Mi boca es  una pizarra en blanco en tus manos.
Tú marcas  el ritmo de la fiesta.   
Con tus manos escribes cada vez que se te antoja,  un cuaderno de bitácora hasta tu polla.

Y  por ahí abajo ando siempre perdida  – y rendida a tí-, y mis labios  no dejan de amarrarse a tu tótem que me da la vida. 
Y tus manos ahí siguen en el aire...por si tienen que que tirarme  del  pelo y enseñarme el atajo a tu explosión final ...(porque los hombres sois así de inmediatos y porque me dejo atrapar excitada contigo).

Siempre marcas  el ritmo con el que quieres disfrutar ese ratito de mi rendición incondicional… ¡y tanto nos gusta, que durante los segundos en que te corres somos  los únicos dueños de nuestra existencia!

Tú no ganas, yo no gano. Ganamos los dos esta batalla gastronómico-festiva.

 Y luego haces frente a  mis pezones anhelantes, mi coño húmedo y abierto, mis ganas de VIVIR.

Adoro ese calor momentáneo que me das:
Escalofríos, deseo, ritmo,  sudor, sabor a hombre…¡no tiene parangón con nada!




Y como va de cuerpos...

El pregón que un día inauguró la fiesta de mis arañazos en tu espalda… estuvo  en tu  CABEZA.

11/01/2011

¿Truco o trato?

Caminando por la calle y sola taconeaba a su ritmo con cierta imagen de pin up trasnochada.

Medias negras vintage de costura, minifalda, y un guardapolvo hasta los tobillos del color de la noche que iba dejando una estela a su paso cual vuelo de cuervo.
Cuando se mezcló con ellos tenía mucho y bueno donde elegir.
Desde un Slash mucho más joven y con menos huellas de decadencia, a un enterrador que guiñaba el ojo a toda rubia que pasara a su lado.

Se decidió por el “Cirujano sangriento”. Entre tanto fondo tétrico, su bata blanca cuajada de parches carmín destacaba sus ojos negros.

Al margen de que fue el único que tuvo la poca originalidad, pero insensatez de preguntarle mirándola a los ojos:

- ¿Trick or treat, brujita...?

- Si me enseñas algún truco nuevo... haremos un trato.

Y con una mochila llena de promesas recorrieron bares. Vomitando recuerdos y sin pronunciar sus nombres.





Cuando llegaron a los dominios del hospital , a la bruja sólo le quedaban encima los tacones, las medias y el deseo.
Al cirujano le faltó tiempo para arrancarse de la forma más primitiva pantalones, camiseta, y con la bata abierta, atravesarla con su polla sin tiempo de llegar siquiera al dormitorio.

Cayeron sin ningún miramiento en la alfombra del salón follando como locos, pero en algún momento el cirujano se dio cuenta que la perdía, que no estaba allí.


Y  la apresó de las muñecas con su mano enorme llena de saña febril y etílica. Girándola boca arriba, con esa mirada que tienen algunos hombres cuerdos segundos antes de cruzar la frontera...obligándola a mirarlo a los ojos mientras seguía bombeando caderas como si fuese su último polvo.

Y con rabia pronunció sus primeras palabras:

- Soy YO. Y estás aquí. ¡¡CONMIGO!!

Pero algo en sus ojos nostálgicos y heridos le produjo un ramalazo desconocido en algún sitio además de su entrepierna, y por estas cosas imprevisibles que suceden, acabó acunándola hecha un ovillo en su brazo izquierdo.

Pegada a su pecho ancho y confortable, y sufriendo a su modo por esa solitaria lágrima que intuía en sus ojos, mientras con mañas de amanuense trazaba los  dibujos más antiguos del mundo sobre su clítoris

Cuando gritó presa de un orgasmo baldío y triste , él se vació entero de esperma como un adolescente fuera de carne femenina, para después sin soltarla del abrazo, depositarla en su cama de soltero con infinita ternura.


Pero ella sólo necesitaba recuperar su escoba y marcharse. Y fue lo que hizo en silencio.
No podía,ni quería, ni siquiera necesitaba decirle que el suyo no era ningún disfraz de bruja.

Que simplemente paseaba su soledad esa noche vestida como todos los días...y él estaba allí…

10/24/2011

Nadie dijo que llorar era fácil.

Pero el papel y el reloj siguen gritándole a los adioses. 

Cuando naciste para amazona y te mueves entre estirpe de guerreros, no se te permite hincar la rodilla.

Hubiese querido contratar miles de plañideras para decorar las escenas absurdas de mi vida  del  modo más teatral posible, y que mis ojos no fuesen un erial.

  Y que la rabia y la ira no tuviesen espacio en mí; que no continuaran estrujadas como una pelota rebelde  en ese hueco del  esternón  en mitad de la nada.
Arañando el cuerpo y sin salir lágrimas del alma.




- No se merece una sóla de tus lágrimas - dicen los que te quieren bien- .
- Lo sé, -yo también me quiero-.  Me las merezco YO.

10/09/2011

Cortar por lo sano.

Fueron muchos años de estudio.

Muchos sudores.

Ratos de matarse entre apuntes mientras sufría las largas peroratas de su padre. Ratos de escuchar desglosadas las cualidades de algún futuro cirujano esposable. -Atractiva lo era mucho, rebelde también-

Otros ratos dejaba un ratito de lado los libros y acompañaba a su madre al Club del Gourmet del Corte Inglés a escoger aperitivos para los invitados.

A veces sólo tenía ganas cuando llegaba la noche, de mandar las expectativas familiares a ese sitio " escatológico" que las niñas bien no conocen.

Pero ella tenía que ser cirujana y lo sería a pesar de todo.

Y llegó el día ansiado, esperado, de su graduación; y tras tantos ratos de desvelo llegó a la conclusión de que se lo merecía, que tenían razón... ella era especial, una chica "iluminada" y se lo iba a demostrar a todos con creces.


Era su bautismo, y se enfrentó sola, sin ayudas, a su primera operación.

Suspiró hondo. Hinchó el pecho. Era duro, muy duro, pero cogió el bisturí más afilado que pilló a mano.

Empezó por el Messenger: "Corte brutal" pero profesional y fino, (que no se diga que dejo mal mi apellido, son generaciones de cirujanos), siguió con el gmail, más tarde el hotmail; limpió pústulas e infecciones del correo corporativo.

El último paso era la cirugía definitiva, la precisión absoluta..El teléfono.

Borró lo borrable de la memoria aunque el WhatsApp seguía pujante y recordándole su anterior existencia, pero había estudiado y era ´cirujana por tradición familiar´ así que hurgó en las tripas de la tarjeta SIM y finiquitó toda existencia de lo que no quería volver a vivir.

Pasaron horas mientras hacía su labor.

Sudaba; vacilaba a veces queriendo dar marcha atrás.
Pero al final se secó la frente, suspiró hondo... y acabado su primer trabajo vio en qué consistía la sensación de ser la caña.

El premio moral de salvar vidas.

La primera que había salvado era la suya...


Dedicada por lo que ella sabe e intuirá a Lady Tea.

10/02/2011

Sé lo que esperabas...¡A MI !

Porque existes, y eres ese hombre que un día se cansa de ir de cama en cama y te quedas en la mía.

Porque al día siguiente, o al otro tras conocerme , -y aun estando pillado por mí- miras a la próxima rubia que pase por calle Larios con deseo; (eres tío, que te voy a pedir) pero sin urgencia porque me tienes a tu vera. Y yo sonrío dejando pasar la vida... la naturaleza es lo que es.

Pero sé que eres mío. Al menos lo que nos dure este regalo del deseo y del querer.
Te tengo porque sonríes cuando te levantas de mi cama.

Aunque la luz del amanecer te despiste, y al momento te des cuenta de que estás hecho un Adán y no te apetece aparentar ser Romeo y decides ser Adán me guste o no.

Algunas mañanas burras de las tuyas me das un azote en el culo y me follas sin más...pero te cuidas de que tu boca huela a menta.

Hay muchos momentos que te quieres ir, lo sé. Tampoco en ocasiones me apetece quedarme.

Y te lo he dicho mil veces : Si te vas no me despiertes; déjame preparado mi café - ya sabes cómo me gusta- en la encimera de la cocina.
Si me levanto y está frío, tardaré menos en olvidarte.
Un café frío es la antesala de todo lo peor que te pueda suceder.

Amor es una palabra sobrevalorada..Si me dices que me quieres..no sé lo que pensaré. Quizá que te has acomodado. Que me preparas para darme la ´puntilla´.

Prefiero que me mires a los ojos y me digas:

- Eres todo lo que yo esperaba en la vida.

Ese día...¡¡no sé lo que haré¡¡
Sé que no querré que me dejes...Puede que hasta me arrodillara para no perderte.

Aun así...Sé que te estaba esperando. Sé que me estabas esperando.

9/14/2011

Trabajos forzados.

¡Mira que es duro mantener el equilibrio en esta vida!...



Pero una siempre ha sido una mujer responsable.

7/20/2011

Contagio.

No hay mal más perceptible desde el primer minuto, pernicioso, envolvente, y absolutamente contagioso que la DESIDIA.



Nunca más. No para mí.

7/16/2011

ALICIA

Alicia vivía en el país de las maravillas. O algunos lo creían.

Se esperaba que todo lo hiciera fácil, que no molestara, que fuera un adorno; el papel de la rubia Alicia en este mundo estaba muy claro y ella nunca lo había discutido:
Era una chica afable, sencilla, sin recovecos mentales ni espirituales.
El jarrón decorativo de los chicos malos que describe Alvite o lo hizo en tiempos Dashiell Hammet.

A Alicia la ninguneaban a pesar del cariño que siempre le mostraron, quizá porque pensaban que era una paloma graciosa que volaba bonito.
Un adorno familiar para la mesilla de noche, otro complemento... Y así pasaban los días.




Hasta que Alicia decidió rebelarse cuando menos se lo esperaban ellos.

7/12/2011

Déjate llevar...



Minimalismo al límite.
O técnica de  "fussion blogs" teniendo en cuenta entradas y comentarios:

(Bubo)
(Ratos)


Dedicado a Bubo.

Agradecida estoy por ser él, junto con Pilar, Gaia y Blog A, las cuatro personillas que habitualmente  alegran este espacio tan solitario.

6/25/2011

ME ABURRO

Me sé de memoria todos los pasos de la seducción.


Sólo me divierte...lo que me divierte.

6/14/2011

El síndrome de Stendhal.**

¡Qué prosaica soy!

¡ Y yo que pensaba que las sensaciónes que me dominaban de vez en cuando eran simples orgasmos!


**El síndrome de Stendhal (también denominado Síndrome de Florencia) es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo y confusión cuando el individuo es expuesto a obras de arte; especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en grandes cantidades en un mismo lugar.

Estoy hecha una mujer culta y refinada de los pies a la cabeza.