7/20/2011

Contagio.

No hay mal más perceptible desde el primer minuto, pernicioso, envolvente, y absolutamente contagioso que la DESIDIA.



Nunca más. No para mí.

6 comentarios:

Bubo dijo...

Pues en esta foto nadie diría que no ponen interés.

Ratos dijo...

Son formas de verlo Bubo:

A mí me parece que él está muy cómodo haciéndose el dormido y sencillamente se deja querer...

Aun así es cierto que tengo otra foto que ilustraba mejor el texto, pero le he cogido gusto a esta serie.

Pilar dijo...

Frente a la desidia, ducha fría y despedida ;)

Ratos dijo...

Ahí le has dado Pilar.
;)

En ese campo todo menos desidia.

gaia07 dijo...

Un mal muy común este. Hay quién no sabe lo que quiere y solo piensa en lo que le conviene, y así no hay quien disfrute.
O estás o te vas, irte estando es como tenerla de vicio y no saber que hacer con ella, tal ignorancia te deja patidifusa, haberlos, haylos ¡qué lástima!.

Como bien dices, uno y ya no caes más.

Ratos dijo...

Querida GAIA, como siempre me pasa contigo, leo mucho más allá de lo que aparentemente dicen tus palabras y me das que pensar.

Entre la interpretación literalfestiva de la desidia, y lo que podrías dar a entender, se desprende una tesis doctoral en pocas líneas de algo que llevo meses queriendo tratar en el otro blog, pero nunca encuentro el momento...o las palabras los pocos ratos que me siento en el ordenador.

Te adelanto que se titulará "El síndrome del perro del hortelano".