10/24/2011

Nadie dijo que llorar era fácil.

Pero el papel y el reloj siguen gritándole a los adioses. 

Cuando naciste para amazona y te mueves entre estirpe de guerreros, no se te permite hincar la rodilla.

Hubiese querido contratar miles de plañideras para decorar las escenas absurdas de mi vida  del  modo más teatral posible, y que mis ojos no fuesen un erial.

  Y que la rabia y la ira no tuviesen espacio en mí; que no continuaran estrujadas como una pelota rebelde  en ese hueco del  esternón  en mitad de la nada.
Arañando el cuerpo y sin salir lágrimas del alma.




- No se merece una sóla de tus lágrimas - dicen los que te quieren bien- .
- Lo sé, -yo también me quiero-.  Me las merezco YO.

10/09/2011

Cortar por lo sano.

Fueron muchos años de estudio.

Muchos sudores.

Ratos de matarse entre apuntes mientras sufría las largas peroratas de su padre. Ratos de escuchar desglosadas las cualidades de algún futuro cirujano esposable. -Atractiva lo era mucho, rebelde también-

Otros ratos dejaba un ratito de lado los libros y acompañaba a su madre al Club del Gourmet del Corte Inglés a escoger aperitivos para los invitados.

A veces sólo tenía ganas cuando llegaba la noche, de mandar las expectativas familiares a ese sitio " escatológico" que las niñas bien no conocen.

Pero ella tenía que ser cirujana y lo sería a pesar de todo.

Y llegó el día ansiado, esperado, de su graduación; y tras tantos ratos de desvelo llegó a la conclusión de que se lo merecía, que tenían razón... ella era especial, una chica "iluminada" y se lo iba a demostrar a todos con creces.


Era su bautismo, y se enfrentó sola, sin ayudas, a su primera operación.

Suspiró hondo. Hinchó el pecho. Era duro, muy duro, pero cogió el bisturí más afilado que pilló a mano.

Empezó por el Messenger: "Corte brutal" pero profesional y fino, (que no se diga que dejo mal mi apellido, son generaciones de cirujanos), siguió con el gmail, más tarde el hotmail; limpió pústulas e infecciones del correo corporativo.

El último paso era la cirugía definitiva, la precisión absoluta..El teléfono.

Borró lo borrable de la memoria aunque el WhatsApp seguía pujante y recordándole su anterior existencia, pero había estudiado y era ´cirujana por tradición familiar´ así que hurgó en las tripas de la tarjeta SIM y finiquitó toda existencia de lo que no quería volver a vivir.

Pasaron horas mientras hacía su labor.

Sudaba; vacilaba a veces queriendo dar marcha atrás.
Pero al final se secó la frente, suspiró hondo... y acabado su primer trabajo vio en qué consistía la sensación de ser la caña.

El premio moral de salvar vidas.

La primera que había salvado era la suya...


Dedicada por lo que ella sabe e intuirá a Lady Tea.

10/02/2011

Sé lo que esperabas...¡A MI !

Porque existes, y eres ese hombre que un día se cansa de ir de cama en cama y te quedas en la mía.

Porque al día siguiente, o al otro tras conocerme , -y aun estando pillado por mí- miras a la próxima rubia que pase por calle Larios con deseo; (eres tío, que te voy a pedir) pero sin urgencia porque me tienes a tu vera. Y yo sonrío dejando pasar la vida... la naturaleza es lo que es.

Pero sé que eres mío. Al menos lo que nos dure este regalo del deseo y del querer.
Te tengo porque sonríes cuando te levantas de mi cama.

Aunque la luz del amanecer te despiste, y al momento te des cuenta de que estás hecho un Adán y no te apetece aparentar ser Romeo y decides ser Adán me guste o no.

Algunas mañanas burras de las tuyas me das un azote en el culo y me follas sin más...pero te cuidas de que tu boca huela a menta.

Hay muchos momentos que te quieres ir, lo sé. Tampoco en ocasiones me apetece quedarme.

Y te lo he dicho mil veces : Si te vas no me despiertes; déjame preparado mi café - ya sabes cómo me gusta- en la encimera de la cocina.
Si me levanto y está frío, tardaré menos en olvidarte.
Un café frío es la antesala de todo lo peor que te pueda suceder.

Amor es una palabra sobrevalorada..Si me dices que me quieres..no sé lo que pensaré. Quizá que te has acomodado. Que me preparas para darme la ´puntilla´.

Prefiero que me mires a los ojos y me digas:

- Eres todo lo que yo esperaba en la vida.

Ese día...¡¡no sé lo que haré¡¡
Sé que no querré que me dejes...Puede que hasta me arrodillara para no perderte.

Aun así...Sé que te estaba esperando. Sé que me estabas esperando.