11/27/2011

Cuerpos...

Nunca  fui  fetichista al uso.

Por eso jamás pensé que tan sólo con ver tus manos fantasearía mil y una cosas contigo.
 Que desearía perderme sin miramientos ni explicaciones en unas sábanas arrugadas y sudorosas.


Tus manos  siempre han vivido carentes de cuidado . Peludas, desterradas de los cánones de belleza. 
 Dedos rudos, muñecas gruesas de ademanes bastos y sin la gracia que se le exige "a un posible". 
Manos despreciadas por muchas mujeres que exigían "dedos finos de oficinista".

…Hasta que encontraste mi cuerpo. 
Y tus manos se convirtieron en un tesoro que guardar bajo siete llaves.

 Mis pechos breves, sin gracia ni misterio, florecen al ritmo animal de tus pellizcos en mis pezones.  

Mi boca es  una pizarra en blanco en tus manos.
Tú marcas  el ritmo de la fiesta.   
Con tus manos escribes cada vez que se te antoja,  un cuaderno de bitácora hasta tu polla.

Y  por ahí abajo ando siempre perdida  – y rendida a tí-, y mis labios  no dejan de amarrarse a tu tótem que me da la vida. 
Y tus manos ahí siguen en el aire...por si tienen que que tirarme  del  pelo y enseñarme el atajo a tu explosión final ...(porque los hombres sois así de inmediatos y porque me dejo atrapar excitada contigo).

Siempre marcas  el ritmo con el que quieres disfrutar ese ratito de mi rendición incondicional… ¡y tanto nos gusta, que durante los segundos en que te corres somos  los únicos dueños de nuestra existencia!

Tú no ganas, yo no gano. Ganamos los dos esta batalla gastronómico-festiva.

 Y luego haces frente a  mis pezones anhelantes, mi coño húmedo y abierto, mis ganas de VIVIR.

Adoro ese calor momentáneo que me das:
Escalofríos, deseo, ritmo,  sudor, sabor a hombre…¡no tiene parangón con nada!




Y como va de cuerpos...

El pregón que un día inauguró la fiesta de mis arañazos en tu espalda… estuvo  en tu  CABEZA.

9 comentarios:

Un Ser Vivo Imperfecto dijo...

Lo que dan de si unas manos... Y, aparte de sus manos, ¿conoces algo más de él?

Suyo atentísimo

Pilar dijo...

Demasiadas se han perdido entre los débiles dedos de un oficinista, para según qué hace falta algo más, mucho más.

Besos

Mer dijo...

Me gustan las manos de ellos. No sé por qué, pero así es desde siempre.

Sin respiración nos dejas cuando te leemos relatos como este.

Ratos dijo...

SER VIVO Te recomiendo que empieces a leer el post por el final, como los periódicos.

;)

Ratos dijo...

PILAR Mucho, mucho más.

Desde siempre y con suerte...para (casi) siempre.

Ratos dijo...

MER Este no me gusta, de hecho era un puro desahogo.

Pero me encanta que vengais por aquí y me digais cosas.

Mil besos.

AN... dijo...

Hummmm nunca pensé que te podían gustar las manos , ya sabes que dispones de las mías para cuando gustes ...todo tuyo ... ;))

AN... dijo...

Por cierto jodia que bien escribes , me ha encantado deberías publicarlo porque es una pasada ... Porque soy etero si no te robaba a tu hombre ...
Llevo dos días mirandome las manos y la única conclusión. Es que parecen un manojo de pollas unidas por ramilletes ... Que le vanos hacer ;(

Ratos dijo...

Querido AN ¿Robarme a mi hombre?
Si es que la cosa no tiene remedio ni en los blogs...
De momento carezco de hombre, ¿no preferirías robarme a MI?

Y más con esas manos que parecen ramilletes...¡de boquerones!

Siento muchísimo no haber venido antes. Estaba ocupadísima.
Aunque exageras con mi capacidad para escribir.
Lo intento en mi cabeza, pero como los textos son inspiración y trabajo, y me falta el trabajo...¡no hay textos!.